Si tienes un emprendimiento, una pyme o trabajas en el área de marketing de una gran empresa, seguramente te has preguntado (o tus jefes te han preguntado) qué acciones de marketing están funcionando y cuáles no. Al inicio es normal probar distintas estrategias de marketing (desde repartir flyers, crear y compartir contenido en redes sociales, pagar por anuncios, ¡todas son técnicas de marketing!) y esperar a ver qué ocurre, pero llega un momento en que tenemos que comenzar a tomar decisiones y priorizar esfuerzos. Aquí es cuando el concepto de ROI entra en juego.

 

 

«44% de los gerentes de marketing de grandes empresas dicen que no han sido capaces de medir el impacto de las redes sociales en el negocio»

(Fuente: Hubspot).

Es el ratio, es decir un número, que calcula la ganancia neta de la combinación de técnicas aplicadas en redes sociales. Puesto en palabras simples: es el resultado final de todo lo que hacemos en redes sociales. Como en cualquier otra área del negocio, necesitamos sopesar el tiempo y dinero que estamos invirtiendo con los beneficios tangibles que estamos recibiendo. En un contexto tradicional, ROI sólo implicaría sumas monetarias. Sin embargo, dependiendo del objetivo de nuestro negocio, vamos a querer usar otras métricas para medir el retorno.

Entonces ¿cómo se calcula?

Hay una serie de pasos básicos que podemos llevar a cabo para medir el ROI en nuestro negocio:

01. Realiza una auditoría a tus redes sociales: aunque suene complejo, básicamente se trata de revisar la presencia y desempeño en redes sociales de tu organización, y así obtener una visión más clara de lo que está ocurriendo.

02. Cuantifica tu inversión: acá debes considerar los sueldos de tu equipo de redes sociales, honorarios de agencias, herramientas de gestión y analíticas y el tiempo que dedicas tú mismo a esta actividad.

03. No pierdas de vista las “micro-conversiones”: en el viaje de tu cliente, hay muchas “micro conversiones” que ocurren desde el primer contacto, hasta que realizas una venta (suscripciones al blog, asistencia a webinars, descargas de una app, etc). Lo correcto es asignar un valor a cada una de ellas y contabilizarlas en tu cálculo del ROI.

04. Relaciona los objetivos de tu negocio con las métricas: quizás el paso más importante, se trata de conectar los puntos correctos. Porque no todo son ventas: una estrategia correcta usa las redes sociales para generar conocimiento de marca, y los resultados de estas acciones deben estar considerados en nuestro ROI.

05. Evalúa y compara: nunca está de más fijarnos en las redes de los líderes de nuestro sector y utilizarlas de inspiración para conseguir cada vez mejores resultados. La clave es “pensar en grande” y definir metas a corto, mediano y largo plazo.

Por último, nos queda recordarte que las redes sociales no sólo tienen el potencial de hacer crecer a tu marca o aumentar tus ventas, si no que cada vez son más versátiles: puedes usarlas para reclutar personal, fidelizar a tus clientes, conocer qué opinan de ti y ¡mucho más!

 

¿Necesitas un servicio de marketing digital? ¡Contáctanos!