nosotros

Jornada laboral de 40 horas

Hace algunas semanas que como equipo hemos estado discutiendo sobre el proyecto de ley que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales, propuesto recientemente por la Diputada Camila Vallejos.

Creemos que, independientemente de la preferencia política de cada persona, el mejorar la calidad de vida y condiciones laborales de los trabajadores responde al sentido común y debería estar en el interés de todos los chilenos y chilenas. En ese sentido es importante señalar que nuestro país tiene una de las jornadas laborales más largas del mundo y, a la vez, presenta bajos índices de productividad. Esto implica que si queremos caminar hacia una reducción de jornada y mantener la capacidad productiva de una empresa, debemos centrar la discusión en medidas concretas que apunten a mejorar la productividad y así reducir la jornada de trabajo.

Desde el nacimiento de Atípica Studio, siempre pusimos como prioridad el crear un ambiente laboral donde todos nos sintiéramos cómodos y valorados, con libertad para emitir nuestra opinión y con espacio para desarrollarnos profesionalmente. El lugar, el ambiente y la dinámica debía sernos grata: queríamos crear un entorno laboral que entendiera que cada uno es distinto y que por tanto, tenemos gustos e intereses diferentes. Para reconocer y acoger nuestra diversidad tomamos pequeñas (pero muy importantes) medidas: flexibilidad de la jornada, incorporar el trabajo a distancia, generar espacios de participación en talleres periódicos que nos ayuden en el desarrollo individual y colectivo. Todas estas medidas nos ayudaron a ser mejores y más eficientes en nuestro trabajo. En este contexto, por ende, pensar en disminuir la jornada laboral es el siguiente paso lógico.

Justificamos esta medida pues creemos que, para el éxito de un colectivo, éste debe velar primeramente por que cada miembro se sienta parte importante del mismo. Creemos que todo esfuerzo en vista de mejorar la calidad de vida de las personas es enormemente significativo para el buen desarrollo laboral. Disminuir la jornada implica incentivar el desarrollo de otras actividades en las personas y aumentar sus horas de descanso. Esto último es vital para mejorar la eficiencia laboral, disminuyendo los períodos de poca productividad que se dan por agotamiento.

También entendemos que todo cambio estructural en la lógica productiva no es inocuo y debe realizarse de manera responsable. Por eso hemos abierto la discusión, preguntando:¿qué cambiarías tu para mejorar la productividad y reducir la jornada laboral? Las ideas que se han compartido son actos pequeños pero eficaces, demostrando que las respuestas se encuentran siempre en nuestros propios equipos de trabajo.

Nuestro compromiso es seguir avanzando como colectivo para generar las condiciones de trabajo que creemos más justas. El llamado es a que otras organizaciones se sumen a esta medida, incluyendo en la discusión a todo su equipo. Seamos, entre todos, la prueba tangible de que podemos hacerlo mejor ¡Impulsemos la aprobación de este proyecto de ley en Chile!